ANILLOS INTRACORNEALES

Corrigen total o parcialmente el astigmatismo propio de la enfermedad, mejorando la agudeza visual. Facilitan el uso de lentes de contacto al regularizar la forma de la córnea, aplanándola.

Consiste en segmentos de plástico cilíndrico que se colocan dentro de la córnea en forma de un anillo completo o un semi-anillo, según el caso. Se implantan bajo anestesia con gotas y el paciente puede volver a sus actividades normales en 4 días.

Aunque los anillos tienen alta tolerancia, pueden ser retirados sin dificultad en caso necesario.

Descripción de los anillos de Ferrara
Son segmentos de 150º de arco con un agujero en la extremidad. El material de los mismos es un tipo de acrílico denominado PERSPEX Q. Tienen solo un diámetro de 5mm y poseen una base plana de 600 micras, variando el espesor desde 150 a 350 micras.

Mecanismo de acción
Podríamos resumir el modo de acción de estos segmentos en las siguientes definiciones:

  • A mayor espesor, mayor corrección.
  • A menor diámetro de los segmentos implantados, mayor corrección dióptrica.
  • Modificación de las fuerzas tensionales en los tejidos:
  • Mantienen la esfericidad corneal, desplazan el ápex hacia el centro pupilar y disminuyen la profundidad de la camara anterior.
  • Modifican las fuerzas entre los extremos terminales de los segmentos elevando el tejido comprendido entre ellos.

La operación

La cirugía es ambulatoria, es decir que el paciente deja la clínica el mismo día de la operación, tras un periodo de una media hora en la que está en observación. La anestesia es tópica, mediante unas gotas de colirio en los ojos, interviniéndose los dos ojos a la vez, porque no requiere llevarlos tapados después. Es importante que el paciente llegue y se vaya acompañado de una persona de su confianza.
Una vez colocado el colirio anestésico se realiza una incisión de 1 milímetro en la córnea periférica, generándose dos túneles en forma de semicírculo en los cuales se introducen los anillos. Se termina con un punto de sutura que se retira a las pocas semanas.


La operación dura unos 10-15 minutos, ya que una vez hecho un ojo se comienza con el otro. A los 30 minutos el paciente se marchará de la clínica con los ojos destapados y andando. La molestia será la similar a la de una operación láser, como si tuviera una leve sensación de arenilla que dura alrededor de tres horas.
Posteriormente recibirá un tratamiento en forma de gotas oculares y quizás algún medicamento oral. Normalmente se le pida que vuelva a la clínica al día siguiente para control médico.

Candidatos

Los anillos están indicados en aquellos pacientes que tienen queratocono, degeneración marginal pelúcida, ectasia corneal, o irregularidades corneales tras la cirugía con láser. En estos casos existe una debilidad en los tejidos corneales, que hace que haya un encurvamiento corneal progresivo y adelgazamiento de la córnea central, con aumento de la miopía y del astigmatismo irregular, complicado de corregir con gafas y a veces con lentillas, y que produce muy mala visión.
Los anillos, gracias a sus propiedades mecánicas, regularizan la superficie corneal por lo que logran disminuir el astigmatismo irregular y la miopía, mejorar la tolerancia a las lentillas y la visión con gafas, y se cree que ese refuerzo retrasará la progresión de la enfermedad.
También se colocan anillos intracorneales a los pacientes con miopías de hasta 4 dioptrías que no pueden operarse con láser porque tienen una córnea delgada. También puede ser el caso de que los pacientes que les haya quedado graduación tras una intervención de láser, pero no poseen suficiente espesor para reoperarles o porque se sospecha un inicio de queratocono.
Otras personas indicadas son aquellas que presentan un cuadro de ojo seco que empeoraría con la intervención con láser, o aquellas que no desean tallar su córnea con láser. En estos casos los anillos gracias a su efecto mecánico aplanan la córnea central y corrigen la graduación, generando una calidad visual altísima similar al tratamiento con láser con aberrómetro, sin producir los efectos secundarios de este como la sequedad ocular.

Ventajas

las ventajas de la intervención con anillos intracorneales son:

  • Es una técnica rápida, ya que la intervención dura 15 minutos.
  • La anestesia es tópica, con gotas.
  • No hay que tapar los ojos, por lo que es recomendable hacerse los dos ojos a la vez.
  • Conserva intacta y transparente la zona óptica central de la córnea.
  • Es ajustable ya que se pueden intercambiar por otro anillo de diferente grosor.
  • Es aditiva, ya que se añaden los anillos, no hay extracción de tejido, ni por tanto sufrir los riesgos que puede derivar.
  • Es reversible, ya que si por lo que fuera se deben extraer los anillos, la situación es idéntica al comienzo. Es decir, si se descubre alguna técnica perfecta en el futuro, se podría aplicar.
  • Si se usa para corregir la miopía, la óptica resultante no induce aberración esférica y mantiene la sensibilidad al contraste, sin sequedad corneal que genera el láser.
  • El nivel de seguridad que presenta.
  • Se usa desde el año 1990 en pacientes de todo el mundo.
  • Fue aprobada por el comité de sanidad de Estados Unidos (FDA) en el año 1999.
  • Tiene la marca CE para su uso en Europa.