CAUSAS

A la fecha continúan las investigaciones para determinar sus causas, sin embargo existen diversas teorías que atribuyen su desarrollo a factores genéticos, alérgicos y ambientales.

El Keratocono también puede desarrollarse en personas que han usado lentes de contacto durante tiempos prolongados y en quienes se rascan los ojos con frecuencia y mucha fuerza.


En el 90% de los casos de keratocono, éste afecta a ambos ojos. La enfermedad se hace evidente durante la adolescencia y empeora lentamente hasta estabilizarse entre los 30 y 40 años. No obstante, este padecimiento puede empezar a manifestarse entre los 8 y 45 años y su avance puede ser más acelerado y agresivo en algunos pacientes.
La etiología o causa del queratocono es incierta. No se ha comprobado con certeza el papel de la herencia, y la mayoría de los pacientes con queratocono no tienen antecedentes familiares positivos. Los descendientes parecen estar afectados de queratocono sólo en un 10% de los casos.

La alteración de esta fibras de colágeno produce un debilitamiento de la cornea, el ojo en su interior tiene una presión determinada esta presión se ejerce en la parte posterior de la cornea y si esta no tiene la suficiente elasticidad y resistencia cede  deformándose hacia el exterior lo que origina lo que denominamos queratocono.
El queratocono se manifiesta con mayor frecuencia en las  enfermedades que tiene relación directa con la alteración del colágeno presente en distintas partes de nuestro organismo.
Trastornos sistémicos como el Síndrome de Down, el Síndrome de Turner, el Síndrome de Ehlers-Danlos, el Síndrome de Marfan, la atopia, la osteogénesis imperfecta, y el prolapso de la válvula mitral.
Entre las asociaciones oculares se incluyen la conjuntivitis vernal, la amaurosis congénita de Leber, la retinitis pigmentaria, la esclera azul, la aniridia y la ectopia lentis. También se ha sugerido como factor causante de queratocono el frotamiento constante de los ojos.

El queratocono tal y como indicábamos anteriormente suele presentarse entre los 10 y 20 años de edad, con deterioro de la visión en un ojo causado por la miopía y astigmatismos progresivos que provoca. El paciente puede precisar  de cambios frecuentes en la corrección de su gafa no acusando tanto esta necesidad con el uso de lentes de contacto sobre todo en el primer estadio de la enfermedad.

Visión borrosa y distorsión de las imágenes, son los primeros síntomas del queratocono. En los primeros estadios, la visión puede estar solo ligeramente afectada, causando deslumbramiento, sensibilidad a la luz e irritación.
Cada ojo puede estar afectado aunque el grado evolutivo puede ser diferente. La córnea se va adelgazando y deformando con el desarrollo del queratocono ocasionando un astigmatismo cada vez más elevado que raramente  puede ser tratado mediante gafas.


La topografía corneal permite el diagnóstico precoz y diferencial del queratocono, además de proporcionar la información necesaria para el tratamiento del mismo. Si sospecha que puede padecer esta enfermedad acuda a un especialista que disponga de los suficientes medios de diagnostico para realizarle topografías cornéales lo suficientemente detalladas para su diagnostico.